Parajes naturales

El término municipal de Chella se configura como un valle estrecho que desciende desde la zona de montaña, con la Cruz del Gallinero como cota más alta (663 m.s.m.n.) y el barranco del Abrullador como eje central, hasta la zona de huerta donde se sitúa el municipio a 219 m.s.n.m.

En su término municipal encontraréis otros barrancos menores, pero no menos inetresantes por lo que respecta a la flora, la fauna o formaciones kársticas como simas, cuevas, o las clochicas donde se almacena el agua de lluvia. El barranco del Turco y el del Lobo próximos al municipio, conservan cuevas excavadas en altura de origen musulmán y carácter defensivo, relacionadas con la alquería musulmana de Chella, y similares a las de Bocairent o las del Pou Clar de Ontinyent.

Si tomáis el sendero PR-CV 113 que parte del municipio os acercará a buena parte de los parajes municipales. En las inmediaciones de la localidad podréis visitar la ermita de San Nicolás. En la parte baja del municipio encontraréis el parque de la Fuente, sombreado por tres ejemplares de chopo y presidido por la fuente de los tres chorros, que alimenta el lavadero contiguo. El Salto de agua es el emblema del municipio y uno de los parajes más bellos de la zona, tanto si accedéis a su vista desde cualquier mirador de la parte alta de Chella, como si os adentráis en el lecho del río. La impresionante cascada de agua ha modelado un paisaje de exuberante vegetación, que ha colonizado los restos de la antigua central de luz. No menos interesantes son las cavidades kársticas de las "Simicas" que encontraréis de camino a la misteriosa fuente Nefra de Anna.

El sendero se adentra hacia la zona de montaña por el barranco del Abrullador, que tiene una primera parada en el azud de la Playa Salvaje. Siguiendo el curso de la acequia llegaréis hasta el generoso nacimiento de la fuente del Abrullador documentado por Cabanilles a finales del siglo XVIII, que actualmente abastece al municipio de Chella, y si seguís aguas abajo, descubriréis los antiguos molinos hidráulicos de los Molinicos.

SI queréis ampliar vuestro recorrido, podéis enlazar con el Sendero Local del Trail El Salto, de mayor dificultad técnica, y recorriendo el conjuntos de las colinas de las Rochas, que tienes su punto más alto en el Montot (413 m.s.n.m.), donde el río encajonado forma los conocidos meandros de la Vuelta de Roses.

La comarca cuenta además con el GR-332, que desde la cima del Caroig conecta los municipios y los parajes más destacados de la Canal de Navarrés. Así como numerosas rutas BTT para los amantes del cicloturismo. ¡Adelante!

 

Fotos de Ignacio Vila y Alfredo Granero.